Como toda emoción, la tristeza forma parte de la vida y la persona la siente en diversas circunstancias y con distinto grado de intensidad. Es parte de su proceso evolutivo. Sin embargo, esa emoción puede agravarse hasta acabar en una depresión, que es una enfermedad y como tal hay que tratarla.

Si te ha gustado ¡Compártelo en tus redes!