Si observamos a nivel social, cada uno en su propia cultura donde nos desarrollamos y disfrutamos de la cotidianeidad, vemos, escuchamos y experimentamos diferencias notables en función de nuestro sexo. Pero, ¿realmente se debe a que somos biológicamente distintos o eso nos han hecho creer?

Si te ha gustado ¡Compártelo en tus redes!