Seguro que tienes un amigo o una amiga que te ha contado que mantiene una relación con una persona casada. Que se ha enamorado perdidamente, que no puede dejarlo, a pesar de que su amante no acaba de romper su matrimonio.

Hoy hablamos de cuando nos convertimos en ‘las otras’ o en ‘los otros’ y de cómo afrontar una situación que nos hace sufrir.

“He tirado por la borda los mejores años de mi vida por creerle”. Cuántas veces habré escuchado esa frase en mi consulta en boca de todo tipo de mujeres -escasamente en hombres, aunque… también los hay-. Porque sí, queridos lectores, enamorarse de alguien casado no es cuestión ni de edad ni de nivel cultural, pasa y pasará mientras los hombres y mujeres seamos víctimas de nuestras pasiones y vulnerabilidades.

Si te ha gustado ¡Compártelo en tus redes!