6 verdades

1.- La homosexualidad no es una enfermedad, no tiene tratamiento y no puede curarse. La homosexualidad ha sido considerada un delito, una perversión, una enfermedad mental y hasta un estilo de vida. Desde los comienzos de su estudio, a finales del siglo XIX, hasta no hace muchos años, psicólogos y psiquiatras consideraban la homosexualidad un trastorno mental más, una alteración conductual que se podía curar con terapias y tratamientos cognitivos-conductuales.

En 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) decidió eliminar la homosexualidad del ‘Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales’ (DSM) iniciando un lento proceso que culmina en 1990 cuando la Organización Mundial de la salud (OMS) retira la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Si te ha gustado ¡Compártelo en tus redes!