Cuando me planteé sobre qué podía escribir en este blog que fuera de interés, tenía claro que iba a versar sobre las relaciones humanas y, más en concreto, sobre las relaciones de pareja. Los sapos también besan va a mostrar en cada post las creencias erróneas, los prejuicios o las razones inconscientes que hacen que elijamos y mantengamos parejas imperfectas, incompletas e incluso tóxicas, que nos hagan abrazar a la soledad como la mejor alternativa de vida.

 

Del amor se ha escrito de todo -del amor romántico ni digamos- y eso hace que aterricemos en el mundo de las relaciones de pareja con muchas ideas pero pocos hechos y, si los hay, son de lo que otros nos cuentan. Así que aquí estamos, para escribir la novela de amor de nuestra vida. Un viaje en el que debemos tener un planteamiento veraz, sin expectativas sobredimensionadas ni fuegos artificiales, una trama tranquila y equilibrada para llegar a un desenlace maduro y armonioso.

Hay que besar muchos sapos para encontrar al príncipe, o eso dicen…, pero yo creo que sapos somos todos. Cuántas veces por buscar lo imposible o lo que pensamos que es lo adecuado dejamos pasar muchas oportunidades y nos embarcamos en relaciones forzadas o apasionadas…, hasta que se acaban o, directamente, nos destruyen.

El amor en pareja es calma, no pasión, es vivir, no sentir, es respeto y generosidad, es entrega, que no dependencia, es tranquilidad, no inquietud, es equilibrio y compensación. Espero que a través de mis palabras puedas aprender a reconocer la emoción y el sentimiento que debe unirte al otro, e igual te hará plantearte que lo que vives no es amor sino…

 

Si te ha gustado ¡Compártelo en tus redes!